La Montaña rusa de un agente inmobiliario

Este artículo está basado en la charla de Yuval Ben Haim, Director Regional de RE/MAX Chile, quien a su vez se basó en un seminario del autor y coach Tom Ferry.

Para entender la montaña rusa por la que pasa un agente inmobiliario, revisaremos aquí las 6 fases de la maestría.

Léelo con atención y piensa: ¿En qué fase estás?

Primera fase – Declaración

En esta primera fase estás comenzando, y debes empezar fijándote metas y un plan de trabajo.

Todo lo que haces es intencional: estás buscando las metas a conseguir.

Fase dos – Ejecución

Al llegar a la fase dos, pones en acción lo planificado en la fase uno. Aquí es donde realmente empiezas a trabajar.

El peligro de esta fase es que muchas personas no van a lograr dar el salto a la Fase tres, porque no entienden lo que es ejecutar un plan, quizás porque ponen metas vagas o lejanas en vez de metas concretas, basadas en acciones.

He aquí la importancia de organizar tu trabajo en bloques de 90 días, con un plan.

Si paralizas tu plan porque empiezas a tener resultados (suena increíble, pero a muchos nos ha pasado!) y te sientes abrumado, o te sumerges en la operación, no vas a lograr dar el paso, y en algún momento el trabajo se va a acabar.

Muchas personas no esperan a pasar por los 90 días de disciplina del plan que se puso, sino que se detienen a pensar en lo abrumador que es.

Pensemos en el ejemplo de los abdominales: Si empiezas, lo haces a veces y otras veces no, y a los 10 días te detienes a pensar en lo terrible que es esto, no vas a ver los resultados. Realmente sólo verás resultados si tienes disciplina durante 90 días.

Fase tres – El Momentum

Y de repente, sientes que estás haciendo lo mismo de siempre pero que las cosas han comenzado a materializarse: Empiezas a ver los resultados.

Pero aquí surgen dos amenazas que no debes dejar que interfieran en tu Momentum:

La primera: Estás en una buena ola y de repente te enteras de que un amigo o familiar puso su propiedad con alguien más. Te afectó tanto que te apagas: lloras y no haces nada. O estás en un proceso de venta de una propiedad donde ganarás una jugosa comisión, y la venta se cae.

Por esto, no debes olvidar el camino que estás siguiendo y las cosas que SÍ están funcionando. No por un suceso malo, las demás cosas deben caer también.

La segunda: Un mes sin actividad.

Un mes inactivo es un desastre: todo se apaga, se pierde el impuso, se abandonan los procesos. Si lo haces, tienes que empezar de nuevo.

Esto no se refiere a un periodo de vacaciones, el cual ha sido organizado, y en el cual quizás le has pedido a un compañero que te apoye, sino a momentos que se desencadenan quizás por algo inesperado, como una enfermedad.

Fase cuatro – Estabilización

Una vez logrado el Momentum hay que organizarse, estabilizarse, aprender a equilibrar el negocio.

Aquí surge la importancia de crear procesos, checklists, y todo POR ESCRITO. Suele tener resultados negativos el tener todos los planes cabeza. Hay que escribirlo y ejecutarlo.

Haz un plan por cliente, por venta, etc. Planifica tu año, así como tu trimestre, tu semana, tu día. Esto te ayudará mucho a organizar tu tiempo.

Fase cinco – El salto cuántico

Pocos experimentan esta fase, ¿por qué?, porque para llegar a ella tienes que haber pasado por 4 a 5 bloques de 90 días de disciplina y seguimiento de un plan.

De repente, te das cuenta de que tiene muchos más negocios que antes, logras hacer mucho más, y no logras explicarte bien por qué ha sucedido esto.

¿Y qué pasa una vez que llegas a esta fase? Tienes que repetir la Fase cuatro y volver a estabilizarte.

Por esto, muchos Top producers en RE/MAX Latinoamérica tienen coachs que los apoyan en organizar sus procesos.

Y por último ¡No dejes que el éxito te paralice! Sigue adelante con lo que estabas haciendo y preocúpate por hacerlo cada día mejor.

Fase seis – Cierres y comisiones conmigo o sin mí

En esta última etapa ya lograste estabilizarte y llega el momento de crear un equipo y liderarlo. Así, los cierres pueden ocurrir aunque no estés.

Ésta es la añorada fase final en la que realmente te conviertes en un empresario.

¿Identificaste en qué fase estás?

Dínoslo en los comentarios.

Deja un comentario