¿Por qué las mamás son grandes emprendedoras?

Estaba leyendo blogs sobre emprendimiento y ser mamá en Pinterest y me encontré esta imagen, cuyo texto dice:

“Fue cuando intentaron quitarle su poder que se dieron cuenta de dónde venía”, y pensé “de dónde más viene el poder de una madre, sino del amor por sus hijos”?

Grandes emprendimientos han nacido de madres de niños pequeños y no tan pequeños, y es que muchas mujeres han tomado la decisión de además de ser mamás, poner su propio negocio.

Ser otra cosa además de mamá:

Algunas mujeres dicen agotadas: “¡Ya no puedo ser sólo mamá!”. Y es que no todas nacimos para dedicarnos 100% a la maternidad. Algunas mamás de guaguas chicas extrañan ser amigas, esposas, hermanas, tías, hijas, y ¡trabajadoras!

Y hablando de esto último es que muchas dicen “No quiero estar 9 horas encerrada en una oficina y tener que pedir permiso para acompañar a mi hijo cuando está enfermo”, y así es como nace una emprendedora.

Ve en nuestro blog: Razones para no ser un empleado.

Nada que inspire más que el amor por un hijo

La fuerza de una madre:

Y la fuerza de una madre nace nada más y nada menos que de su familia.

“No puedo fracasar, pues si lo hago, no podré darle a mi familia lo que necesita”. Y ojo, esto no significa no equivocarse en el camino: significa cometer errores, levantarse, observarlos, aprender de ellos y seguir adelante.

Y es así como llegamos a la respuesta al título de este post:

¿Por qué somos las mejores emprendedoras?

Sabemos cómo llegar a acuerdos con nuestros hijos

Nos hemos vuelto maestras en el arte de la negociación:

La emprendedora y madre Yael Kochman lo describe perfecto en su artículo para Fast Company:

“¿Piensas que es difícil venderle tu solución a un potencial cliente o cerrar una negociación? ¡Trata de venderle verduras a un obstinado niño de 5 años! Créeme, si tienes niños, debes ser un gran negociador. Cerrar negociaciones es pan comido para ti”.

Las mamás somos expertas para «multitask»

Ya sabemos del multitasking:

Estamos haciendo el almuerzo y llega nuestra hija de 5 años a decirnos que el gato se comió algo y no sabe qué es, al mismo tiempo aparece nuestro marido para decirnos que no encuentra el Tablet, mientras nuestro hijo de 10 años nos dice que la tele no funciona.

¡El día al día de un emprendedor es muy parecido a esto! Mientras revisamos los números, debemos hablar con un cliente, y después publicar en redes sociales y escribir en el blog, al mismo tiempo que pensamos en el desarrollo de nuestro producto, y salimos a comprar cosas que faltan en la oficina.

Y no voy a hablar de tener que hacer todas las labores de una madre el mismo tiempo que se hacen todas las labores de una emprendedora! Uf. Me cansé.

Debemos organizar nuestro tiempo para trabajar y ser madres a la vez

Somos las mejores para manejar nuestro tiempo:

Y después de todo lo anterior, si no aprendemos a manejar nuestro tiempo, organizarlo y DELEGAR, ¡nos volveremos locas!!

A la fuerza muchas madres emprendedoras hemos debido aprender a asignar tiempos y espacios para cada cosa, y enseñarle a los otros cierta independencia, asignándoles labores que nos ayuden a avanzar en nuestros proyectos.

Ve cómo manejar tu tiempo en nuestro post: Maneja tu tiempo.

Apoyamos a nuestros hijos en la solución de sus problemas

Sabemos solucionar problemas rápidamente:

En el día a día de una emprendedora se presentarán problemas inmediatos y urgentes, que deben recibir una solución inmediata. Cuando no hay tiempo para pensar, y se debe poner la cabeza fría, una madre está ahí con su experiencia, habiendo ya resuelto decenas de pequeños problemas urgentes de sus hijos en la última semana.

Entonces, si conoces una madre emprendedora, sabes que hay mucho que admirar, que detrás de esa mujer hay mucho trabajo y pasión, no sólo por su trabajo, por lo que ha creado, sino también por sus hijos (otra creación), y que tienen dos grandes proyectos por los cuales levantarse cada día.

Deja un comentario