Emprender con Valentía

Todos soñamos con emprender, pero no todos lo logramos. Emprender no es cosa fácil, requiere muchísimo trabajo, tiempo, inversión y sobre todo, VALENTÍA.

Normalmente los que emprenden están buscando libertad, y sí es cierto, se obtiene libertad, pero no es lo que pensábamos en un principio. Queremos manejar nuestro tiempo y pensamos que vamos a trabajar menos, pero es completamente al revés, trabajamos mucho más. Al ser empleado normalmente estás en tu oficina 45 horas a la semana, a veces trabajando, a veces tomando café o en Facebook. Pero llegan las 18:00 y te vas para tu casa y se te olvida el trabajo.

Al ser emprendedor 45 horas no alcanzan!!!!!!!!!!!!!!!! Ya no puedes apagar el teléfono o el email a las 18:00, ya te duele cada llamada perdida en tu teléfono! Ahora sabes que cada esfuerzo que hagas se refleja solo en ti mismo!!!!!!

Ganas libertad en cuanto a los momentos que decides trabajar. Puedes ir a buscar a tus hijos al colegio, ir a sus presentaciones de baile, acompañarlos a football, pero seguramente estarás trabajando a las 21:00 cuando todos duermen.

Y después viene el problema del dinero. Emprender requiere una inversión en materiales, capacitación, ventas, marketing, contador, abogado, capital de trabajo, etc. Hay que planificar esta inversión, disponer de esos fondos para evitar el fracaso temprano. Normalmente en un emprendimiento pasan algunos meses antes de empezar a recibir ingresos, y luego otros meses para llegar al punto de equilibrio (cubrir los costos). Los estudios dicen que un emprendimiento se demora en promedio 5 años en ser exitoso y generar utilidades sostenibles en el tiempo.

Otro gran problema es la comercialización. He conocido muchos emprendedores que tienen productos o servicios maravillosos, pero no tienen idea de cómo venderlo. Hoy en día no es suficiente tener un buen producto, tienes que mostrarlo a las personas. Ya no estamos en un mercado de toma de pedidos, la competencia es creciente, la mayoría de los mercados están saturados, las redes sociales han facilitado tanto la promoción que ahora el cliente tiene mucho donde escoger. Se vuelve esencial ofrecer VALOR, dar algo diferente a tu competencia.

Sin embargo (ahora viene lo bueno), emprender es la experiencia más maravillosa que he tenido en mi vida. Cuando hice las paces con los puntos anteriores empezaron las vacas gordas!

SÍ!!! Te da la mayor libertad de tu vida saber que tu ingreso depende solamente de ti, de nadie más. Te da grandes satisfacciones al ir alcanzando tus metas. Amas lo que haces, escoges tu propio camino y recuerdas el motivo que te lleva a trabajar todos los días. En resumidas cuentas emprender aporta en el mediano plazo felicidad a tu vida y a la de tu familia.

Deja un comentario